Boda de Marta y Edu

Marta y Edu se conocieron gracias a unos amigos en común. Él iba al colegio con quienes ahora son los maridos de sus dos mejores amigas, y, durante unas vacaciones en grupo, surgió el amor.

Solían veranear en Villa del Prado desde pequeños, por lo que, cuando les hablaron de nuestra finca, Palacio el Rincón, les encajó enseguida tanto por estilo como por cercanía al sitio de sus recuerdos de infancia.

Palacio el Rincón acogió una preciosa boda rústica con toques vintage, que junto con Marta y Edu llenamos de detalles.

La boda se celebró la tarde del 16 de Junio de 2016. Hacía mucho calor y los novios habían contratado una mesa de agua y limonada para recibir a sus invitados antes de la ceremonia.

La barra de agua y limonada siempre es una buena idea para recibir a los invitados cuando la boda se celebra en verano: hace mucho calor, a veces el desplazamiento a la finca es largo y los invitados agradecen tomar algo fresquito a su llegada a la finca.

Marta, que disfrutó peinándose y maquillándose en la habitación nupcial del Rincón, fue con un precioso vestido de Sole Alonso (un año después para su cumpleaños, su marido Edu le regaló el boceto del diseño hecho por la propia Sole) y Edu muy elegante, llevó un chaqué azul de Tom Black.

Celebraron una boda religiosa al aire libre, rodeados por sus familias y amigos que quisieron dedicarles discursos.

Para la entrada al cocktail, Marta y Edu reservaron a sus invitados una sorpresa super original: llegaron en un escarabajo antiguo descapotable que dejaron aparcado justo enfrente del jardín del cocktail, permitiendo a los invitados sacarse fotos.

En el cocktail, Edu muy amante de la cerveza, nos pidió montar un palet con botellines (Mahou), que quedó muy vistoso. Además, en lugar que el clásico cortador de jamón, optaron por reforzar el cocktail con un rincón de gazpachos de sabores fresquitos (de fresa, albahaca y salmorejo tradicional) y un foodtruck con mini hamburguesas de La Finca. Quedó espectacular, pero lo mejor tenía que llegar.

El menú de su boda llevó como entrante un ceviche de lubina con sorbete de mango y hoja de menta, y como plato principal un solomillo de ternera relleno de foie, al Pedro Xímenez con patatas y uvas pasas. De postre, tarta fina de manzana con helado de vainilla.

Durante la cena, los amigos y familiares de Marta y Edu dedicaron unas palabras muy emotivas a los novios: bajo la luz de las bombillas y un cielo lleno de estrellas, se mezclaron la ilusión de un día tan especial, con la emoción de poderlo compartir con todos sus queridos.
Fue un día perfecto.

Marta y Edu contrataron para la barra libre un grupo de música pop que junto con el DJ se encargó de amenizar la discoteca, en el patio interior.

Durante la barra libre tampoco faltaron detalles: un carrito de chuches y postres, un cigar corner, regalo de unos invitados, y un photocall muy especial que les recomendamos, haciendo un guiño a Edu, descendiente de al menos tres generaciones de ópticos en Madrid.

El kit anti resaca, otra de las ideas que les propusimos, fue la guinda: una cajita personalizada con “remedios” contra la reseca del día siguiente 🙂

Marta y Edu fueron una de las parejas más encantadoras que se ha convertido en amigos y que al día de hoy, dos años después, nos sigue recomendando para eventos y catering. ¡Una gran satisfacción para todo nuestro equipo!

Todas las fotos corrieron a cargo del fantástico equipo de Elena Bau.